Juntos creamos valor

Juntos creamos valor

El auge del cliente particular en IBRICKS

06 septiembre, 2017

Ya es una realidad: el cliente particular está creciendo como comprador en los almacenes de construcción, desde los urbanos a los rurales. Un cliente que cada vez conoce más el mercado de la construcción a nivel de bricolaje, que se preocupa por su reforma y que es capaz de realizar algunos de los trabajos necesarios.

Ibricks constata que la mayoría de sus asociados tienen ya un 50% de sus ventas o más realizadas al cliente particular, cuando hace unos años este porcentaje era mucho menor.

En este escenario, el almacén es esencial para asesorar, coordinar y llevar a cabo una reforma en el hogar. Cuanto más complejo sea el diseño y la instalación, mayor valor añadido aportará el almacén.

Para adaptarse y sacar el máximo partido a esta tendencia que seguirá aumentando, hay acciones que todo distribuidor debería llevar a cabo, o al menos valorar:

  • Formación constante en producto: el mercado de materiales evoluciona constantemente, gracias a las nuevas tecnologías y a las tendencias sociales como el diseño y la funcionalidad, la mayor preocupación por el ahorro energético y la sostenibilidad medio-ambiental.
  • Adaptar el punto de venta al particular. Esto significa por una parte tener un punto de venta moderno y dinámico, con las distintas secciones dispuestas de modo que facilite el flujo del cliente hacía lo que necesita y lo que deseamos vender. Y por otra parte significa también aprovechar al máximo la superficie para atraer al cliente: eventos, formación, etc.
  • Atención al cliente particular. Es un perfil distinto del cliente profesional, más emocional e influenciable si sabemos inspirarle confianza y detectar sus necesidades para ayudarle a encontrar la mejor solución. Tener habilidades de gestión del cliente en la venta y post-venta es fundamental.
  • Marketing orientado al particular. Es un cliente al que hay que atraer al punto de venta, la realización de publicidad (folletos, anuncios, etc.) dentro de una estrategia de marketing a medio plazo es clave, con productos y precios que gancho para el cliente, regalos, sorteos, etc.
  • Estar conectado al cliente también vía online. Cada vez más personas utilizan internet como canal de información y compra. La página web, el perfil en redes sociales y el marketing online son una posibilidad que hay que plantearse muy seriamente.

Para llegar al cliente particular, Ibricks pone a disposición de sus asociados acciones de marketing específicas, tanto en los planes de marketing que elabora cada año para sus almacenes como en proyectos individuales para un asociado en concreto, en los que aporta asesoramiento, diseño y realización del proyecto hasta su finalización.

La pregunta que todo almacén debe hacerse es ¿estoy preparado para atraer y atender a mi cliente particular?